APRENDIENDO DE LOS HUMILDES

APRENDIENDO DE LOS HUMILDES

9 febrero 2020 13 Por Alejandro

Hoy he finalizado mi semana 7 de entrenamiento para la TITAN DESERT. Ha sido una semana muy diferente a las anteriores por dos motivos:

Por una parte tuve un bajón mental a mitad de semana, que desembocó en que el jueves no fui capaz de finalizar mi sesión de trabajo. Salí con mi bicicleta de carretera, y cuando llevaba 10 minutos de entrenamiento me volví a casa. Sentía que si seguía encima de la bici, acabaría teniendo un accidente.

Por otra parte, el fin de semana he tenido la oportunidad de disfrutar de un magnífico entrenamiento con mi equipo de la TITAN DESERT: el KH7-Logifrio, liderado por Melcior Mauri. Permíteme que centre mi Post de hoy en esta inigualable experiencia.

Desde el viernes por la tarde hasta el domingo a medio día he estado entrenando con profesionales de la talla de Miguel Indurain, Melcior Mauri, Sylvain Chavanel y Josep Betalú. Todos ellos han desarrollado una carrera profesional de primer nivel, alcanzando un gran éxito. Durante todo el fin de semana hemos compartido muchas horas de bicicleta. Pero sobre todo hemos tenido muchas horas de conversación. Yo he puesto en práctica mi capacidad de escucha activa, para no perderme ni un solo detalle, y APRENDER.

El mayor aprendizaje que me llevo es la importancia de la virtud de la HUMILDAD.

“ CUANTO MÁS APRENDO, MÁS CUENTA ME DOY DE LO POCO QUE SÉ”

Humildad viene del latín Humus, que significa suelo. HUMILIS era aquél cercano al suelo. En nuestros días humildad es la virtud relacionada con el conocimiento de nuestras propias limitaciones y debilidades. Cuando sabemos qué es lo que nos falta, nos predisponemos a escuchar y a aprender para seguir avanzando. Yo pensaba que este fin de semana iba a recibir clases magistrales de los más distinguidos y venerados ciclistas, y sin embargo lo que he vivido ha sido una permanente actitud humilde por parte de todos ellos. La palabra que más han repetido ha sido APRENDER. Todas estas “estrellas” se comportaban como Humilis (bien pegados al suelo, y alejados del cielo). Valga como ejemplo Miguel Indurain, Pentacampeón del Tour de Francia, que nada más llegar me dijo: “Yo aquí he venido a escucharos a todos los que sabéis cómo se monta en bicicleta por el desierto. Yo siempre escucho de quien sabe más que yo, y APRENDO”

“CADA VEZ QUE SUBAS UN ESCALÓN DE TRIUNFO, SUBE DOS DE HUMILDAD”

Durante los entrenamientos en bicicleta, Miguel hacía referencia a lo que a él se le da bien: llanear y hacer subidas largas y progresivas, y también hablaba de lo que no se le da bien: hacer subidas y bajadas técnicas con terreno roto. Respecto a esto último su comentario fue: “Yo os miro, aprendo, y lo llevo a la práctica”

Es notorio que Miguel Indurain siempre ha aplicado en su vida la frase que dice: “Cada vez que subas un escalón de triunfo, sube dos de humildad”. Como Miguel es un gran campeón, se ha convertido en un grandísimo Humilis.

Muchas gracias Melcior por este gran fin de semana que nos has regalado, y por darnos la oportunidad de aprender de los más humildes, entre los cuales tú te encuentras.

Y tú, ¿cuántos escalones de humildad subes cada vez que triunfas?

Comparto contigo esta canción, para que cada vez que la escuches te acuerdes de que por cada cucharada de campeón, debes poner dos de humilde.

¡Feliz Semana!

24