EL PODER SANADOR DE LA MÚSICA

EL PODER SANADOR DE LA MÚSICA

31 marzo 2020 0 Por Estefanía

Y del silencio como herramienta curativa y sanadora para nuestra mente, a la siguiente potente herramienta del ser humano, la que tiene el maravilloso poder de mover nuestros sentimientos y cambiarlos en cuestión de minutos: LA MÚSICA.

Ya hablamos de la importancia del SILENCIO en el Post EL SILENCIO INTERIOR: ANTAR MOUNA, y su necesaria integración con la música. Además aprendimos a meditar y profundizar en nuestro propio silencio.

Por otro lado también debemos aprender a escuchar los sonidos y no simplemente a oirlos. Aprender a escuchar la música, escuchar su poder y dejar que nos invada y nos ayude también a meditar. Esta escucha activa nos ayuda a escucharnos a nosotros mismos y también a los demás.

¿Cuántas veces hemos tenido un mal día y una canción que sonaba en el coche, en el autobús o en una tienda nos ha cambiado la energía, haciéndonos ver y sentir otras cosas diferentes, calmando nuestro estado de ánimo en caso de estar estresados o aumentando nuestra vibración y nuestra alegría?

La música ha demostrado tener efectos curativos y terapéuticos: relaja el corazón, reduce la tensión y aumenta la secreción de endorfinas, convirtiéndose así en un sedante natural. Todos estos beneficios se producen en el cerebro, y es desde él desde donde se realizan esos cambios fisiológicos que necesitamos para la relajación o estimulación, favoreciendo la atención, la creatividad, la organización, la empatía, la paz y la felicidad.

“La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón” Magdalena Martínez

Los seres humanos somos seres musicales. Fue la primera comunicación del ser humano, comenzando por la imitación de los animales, utilizándose para espantar a los malos espíritus o ahuyentar la muerte y la enfermedad y mejorar la realización de ciertos trabajos. Fue lo primero que utilizamos para intercambiar nuestras emociones, incluso antes que el lenguaje. Lo mismo ocurre con los bebés ya que ellos entienden el significado de las frases del lenguaje de sus padres desde la musicalidad de sus sonidos.

No somos inmunes ni indiferentes a la magia de la música. Los estudios en neurociencia hablan de que la música y las emociones comparten la misma región del cerebro, la parte pre-frontal por lo que escuchar música se puede convertir en una fiesta de fuegos artificiales en tu mente destapando emociones diversas y experiencias inolvidables.

“La razón por la que se desarrolló la música es para ayudarnos a todos a movernos juntos”

Por supuesto es la base que nos hace movernos, activa nuestra mente pero también nuestro cuerpo y es extraordinariamente aliada del cualquier deporte ya sea más pausado o más activo, sólo hay que encontrar la música que necesitas en el momento que la necesitas y dejar que surta efecto en tu mente y fisiología.

Centrémonos ahora en porqué mindfulness también utiliza potentes cambios meditando con músicas diferentes. La meditación como ya comentamos en otros posts, comenzó en el yoga y éste a su vez se servía de mantras, que no es más que una palabra o frase en sánscrito (antiguo lenguaje indú que literalmente significa “perfectamente hecho”) que se canta en voz alta o se repite mentalmente, de tal manera que produce una vibración potente sobre el cuerpo la mente y el espíritu. En yoga los mantras se comenzaron a utilizar para meditar de forma individual o en grupo. La música creada por un mantra repetido crea en nuestro interior una concentración rápida y efectiva en muy pocos minutos. Es una herramienta muy potente y otra forma de llegar a la atención plena. 

¿Porqué no probamos? ¿entrenamos la mente con un musical mantra?

Puedes realizar esta meditación también con niños en grupo. A ellos les suele gustar y es una manera sencilla de introducirles en el mundo de la meditación.

Para los más pequeños las meditaciones suelen ser más movidas, así que no te preocupes si se evaden a otras actividades. El simple hecho de repetir el mantra, escucharlo o incluso cantarlo ya es una meditación para los pequeños y también para los más grandes de la casa.

Como siempre, siéntate cómodamente con la espalda recta, cierra los ojos y si lo deseas puedes llevar las manos al corazón. Las palabras de este mantra apelan a la humildad, relajación, auto-sanación y alivio emocional tan necesario para estos días.

Y recuerda, dibuja una ligera sonrisa en tu rostro mientras lo realizas. Si tu cuerpo necesita balancearse al son, simplemente, deja que ocurra , sólo o en compañía. Observa a los más pequeños de la casa si tienes, ellos muchas veces lo hacen mejor que nosotros.

¡FELIZ MOMENTO!

7