EL SILENCIO INTERIOR: ANTAR MOUNA

EL SILENCIO INTERIOR: ANTAR MOUNA

19 febrero 2020 6 Por Estefanía

El silencio es un elemento que pertenece a la comunicación. Es una herramienta tan potente que ha sido utilizada durante siglos en los caminos de la meditación más antigua, en el yoga y en la psicología.

El silencio interior es el estado de la mente y de la conciencia en la que nuestros pensamientos se eliminan y podemos actuar a un nivel distinto al de la conciencia cotidiana, eliminando nuestro diálogo interior y llenando de serenidad y quietud nuestra mente y nuestra alma.

La cultura occidental no es especialmente rica en momentos de silencio, hemos perdido el hábito de buscar momentos que inviten a la reflexión y al autoconocimiento, es más, cuando alguien muestra ese momento de silencio y reflexión lo consideramos raro e incómodo, como un vacío, un no saber, una ausencia de… y no es así. El silencio interior es una facultad que tiene el hombre dónde crea, transforma y finalmente controla los procesos de pensamiento.

¿Qué pasaría por ejemplo si en música no hubiera silencio? Sería un desastre, ¿no? Canciones rápidas sin tiempo para respirar, y lo peor de todo, sin valorar ni disfrutar el sonido de las notas que sí están sonando.

“Cuando la mente está en silencio, se hace poderosa” Swami Satyananda

El silencio interior también ha sido llamado por la cultura oriental “Antar Mouna” (donde Antar significa interior y Mouna significa silencio)

Pero, ¿qué obtenemos de ese silencio interior o Antar Moura tan apreciado?

  • En ese espacio aprendemos  a administrar los pensamientos, emociones , recuerdos deseos y actitudes .
  • Prevenir la ansiedad y depresión  y aprender a vivir con serenidad y calma.
  • Limpiar nuestra mente de todo lo tóxico y cambiar nuestros  pensamientos por otros más positivos.
  • Acceder a nuestra resiliencia innata y desarrollar la inteligencia e intuición, como aprendimos en el post: EL VIAJE DE LA ACEPTACIÓN
  • Conocernos y aumentar nuestra seguridad en nosotros mismos.

En mi anterior post: LA FELICIDAD DEL MOMENTO PRESENTE  hablaba de darte 5 minutos al día de silencio para escucharte a tí mismo, para ESTAR  contigo mismo. Veamos entonces cómo empezar con esta práctica diaria tan necesaria:

Comenzaremos a trabajar con la conciencia testigo, esa conciencia que no juzga e intenta cambiar, sino simplemente observa y acepta lo que ocurre.

Al igual que observamos y aceptamos lo que ocurre a nuestro alrededor; cómo amanece , cómo suena nuestro entorno, cómo se mueve el mundo, la gente, cómo ocurre lo que ocurre cada día fuera de nosotros sin nosotros intervenir, simplemente observando como testigos, sin ni siquiera juzgarlo. Así desarrollaremos esa conciencia testigo mediante la observación de nuestros pensamientos.

Para experimentar nuestros 5 minutos de silencio necesitaremos 5 sencillos tips que muestro a continuación:

  1. Siéntate en una silla o en un sofá en tu lugar preferido, sin ruidos, ni molestias externas o con las mínimas.
  2. Acomoda tu espalda manteniéndola recta pero sin tensión. Brazos y manos relajados encima de tus muslos, piernas relajadas apoyando los pies en el suelo, o cruzando tus piernas en posición de loto .
  3. Puedes ponerte un temporizador si no tienes mucho tiempo o simplemente disfruta sin ningún reloj tu momento contigo mism@
  4. Cierra los ojos
  5. Y….. respira…. inhalando por la nariz profundamente y exhalando por la boca. Inspira profundo llenando tus pulmones y exhala soltando todas las tensiones, incluso puedes hacer sonidos en la respiración si lo necesitas. Repite esta respiración de 3 a 5 veces y vuelve a una respiración normal, natural, sin forzar a través de tu nariz. Continúa tu tiempo en silencio observando tu respiración, como entra inunda tu cuerpo y sale relajando cada vez más y más tus tensiones.

La mente te jugará malas pasadas. Ese es el comienzo. Miles de pensamientos, imágenes, recuerdos, actividades pendientes, emociones, sensaciones pasarán por tu cabeza pero tú trabajarás con tu conciencia testigo, simplemente observándolas y dejándolas ir, volviendo a centrarte en tu respiración como el ancla al que volverás cada vez que un pensamiento vuelva a enturbiar tu silencio. Repítelo tantas veces como haga falta. No será fácil pero así es como comenzarás a limpiar la “basura” de tu mente.

Al igual que sacamos la basura cada día de nuestra casa, y las toxinas de nuestro cuerpo, cada día es importante sacar la basura de nuestra mente.

Sencillo ¿no? pruébalo, inténtalo, regálate ese tiempo día a día. La constancia diaria de la búsqueda de tu silencio es la que te ayudará a vivir la felicidad del presente.

¿Te atreves a escuchar tu silencio? ¿a cambiar la perspectiva de tu vida? ¿a conectar con tu naturaleza?

La constancia es la clave del éxito.

No te preocupes si al comienzo te resulta difícil estar en tu propio silencio, es algo normal al principio, nos hemos acostumbrado demasiado al ruido tanto interno como externo, es cuestión de ENTRENAMIENTO.

Si no eres capaz de concentrarte al principio aporto un link con sonidos de la naturaleza que pueden ayudarte a conectar con tu mente testigo.

¡Suerte en el viaje hacia tu silencio!

https://www.youtube.com/watch?v=_GTkDRvN9b0

10