LA FELICIDAD TAMBIÉN SE ENTRENA

LA FELICIDAD TAMBIÉN SE ENTRENA

9 enero 2020 10 Por Alejandro

Esta mañana de camino al trabajo escuchaba en la radio dos anuncios de dos empresas diferentes que hacían referencia al entrenamiento como la mejor forma para conseguir resultados. Lola, mi mujer, compartió conmigo también esta mañana un anuncio de una cadena de gimnasios cuyo “claim” decía: “La felicidad también se entrena”. No se trata de una casualidad, sino de una causalidad. En la vida todo lo puedes entrenar para mejorar tus resultados , y la felicidad no es una excepción.

Camiseta-1

Yo comparto al 100% la idea de que la felicidad también se entrena. Para mí la felicidad no es una meta, sino un estado mental, una actitud ante la vida. Y no tengo ninguna duda de que la actitud con la que me levanto cada mañana y afronto el día, depende completamente de mí.

Recuerdo que mi amiga Eva estuvo hace unos años en Etiopía colaborando con una entidad social. Cuando volvió de su viaje solidario le pregunté por su experiencia. Me dijo que le había llamado la atención lo felices que eran los etíopes con lo poco que tenían.

En nuestra sociedad está muy extendido el modelo de felicidad fundamentado en el poder y la riqueza material. Bajo este modelo un etíope que a duras penas consigue cubrir sus necesidades básicas, nunca podría ser feliz, y sin embargo lo es.

Según un estudio conjunto de la Universidad de Northwestern y la Universidad de Massachusetts,  al cabo de un año el estado de ánimo de quienes se hicieron millonarios al tocarles la lotería y quienes sufrieron un siniestro era prácticamente el mismo. El secreto de la felicidad no reside por tanto en ser millonario, lo cual es una gran noticia, porque estadísticamente tienes más probabilidades de que te caiga un rayo (1 entre 3.000.000) que de tocarte el euromillón (1 entre 75.000.000).

Según múltiples estudios  las cuatro claves para alcanzar la felicidad son:

  1. Vivir plenamente el presente, evitando anticipar un futuro catastrofista.
  2. Hacer deporte y tener una buena alimentación para liberar dopamina y serotonina.
  3. Cultivar la serenidad y la empatía para mantener relaciones constructiva y enriquecedoras.
  4. Fomentar el altruismo y la compasión.

Las cuatro claves de la felicidad dependen de ti y solo de ti.

¿A qué estas esperando para empezar a entrenar tu felicidad?

Mientras te decides, te presto esta canción que seguro te da un empujoncito.

¡FELIZ DÍA!

16