PON UNA SEPARACIÓN Y UN DESPIDO EN TU VIDA

PON UNA SEPARACIÓN Y UN DESPIDO EN TU VIDA

22 enero 2022 2 Por Alejandro

Esta fue la frase con la que mi buen amigo Ángel Millán acabó la conversación que tuvimos no hace mucho tiempo en una de nuestras míticas cenas románticas 😉. La frase fue el colofón de una transformadora experiencia personal que Ángel vivió y que tuvo la enorme generosidad de compartir conmigo, permitiéndome ahora compartirla con todos vosotros a través de este Post de Entrena10.

Ángel comenzó su proceso de separación justo a la vuelta del verano de 2019, y cuando todavía estaba en proceso de asimilación y reordenación de su vida, en Noviembre de 2020 le despidieron de la empresa en la que estaba trabajando. 

De primeras lo que a uno le viene a la cabeza es: “joder, vaya putada”. Pues sorprendentemente lo que Ángel me dijo fue: “Alejandro, ¡lo repetiría!“

Su razonamiento fue el siguiente:


Cuando vives esto, lo primero que se produce es un desequilibrio absoluto en tu vida. Antes todo funcionaba y estaba ordenado. Y ahora nada funciona, todo se descoloca, tienes que enfrentar cosas nuevas y desconocidas. Piensas que no estás preparado para lo que viene y entras en un proceso de mucha incertidumbre. Piensas que te vas a quedar solo, que vaya faena para tus hijos ahora, que nadie encuentra trabajo a estas edades, que cómo se lo cuento a mi familia y amigos, que cómo empiezo otra vez de cero, y mil cosas más…

Las primeras semanas son muy duras. No dormía y tampoco tenía apetito. Cuando eso pasa, tu cerebro no funciona bien. Le falta descanso y alimento. Hay que intentar salir de ahí cuanto antes. Hay veces que es necesario tomar medicación para re equilibrar tu cuerpo y poder dormir.

Lógicamente en el trabajo no rindes. Es imposible concentrarse. Y esto es consecuencia de todo lo demás. Tu productividad baja y todo el mundo lo nota.

Y en mitad de todo llegó la pandemia ¡Vaya añito!. Durante la pandemia se produce una desconexión con la oficina, todo el mundo está descolocado, se producen reuniones que no tienen ningún sentido, baja muchísimo la productividad, tienes a los niños también en casa y todo el mundo esta igual que tú.

Y hasta aquí la parte más negativa de la historia. 

Pero las cosas no son como empiezan sino como acaban.

Una cosa fundamental cuando te pasa algo así es no hacer responsable a nadie. El único responsable eres tú. 

De la pandemia, a diferencia de otras personas con las que he hablado, no tengo un mal recuerdo. Firmé la separación un viernes 6 de marzo. El lunes 9 de marzo fue el primer día que dormía en mi casa nueva y ese mismo día, viendo las noticias en la tele, anunció el presidente del gobierno que los niños ya no irían al colegio el miércoles. Así que pasé mis primeros meses de separación compartiendo semana con mis hijos y semana completamente solo debido al confinamiento. Pues a pesar de todo, también tengo un buen recuerdo. Un ejemplo: Celebramos el cumpleaños de mi hija durante la pandemia, llenando la casa de globos y haciéndole una fiesta sorpresa. Sus amigas le grabaron un video de felicitación y conectamos a los abuelos y resto de la familia por teams. Inolvidable para todos.

“Cuando se va de A a B, ya se está en B”

Y cuando llegó el despido, después de todo lo vivido, me encontraba preparado. Fue como una liberación. Muchas veces estamos en nuestros trabajos por inercia, dejando pasar los días y totalmente desmotivados. Era una empresa en la que no encajaba. Llevaba 25 años trabajando sin descanso en diferentes compañías. Y durante unos meses pude dedicarme solo a mí. Tenía todo el tiempo del mundo. Dediqué muchas horas a reflexionar sobre lo que realmente quería hacer. Y cuando lo tuve claro, me puse manos a la obra. “Cuando se va de A a B, ya se está en B”. Preparé el CV tal y como yo quería. Amigos y compañeros expertos en recursos humanos me ayudaron con ideas y correcciones. Activé mi red de contactos. Surgió una oportunidad en la que encajaba al 100 % y organicé un plan para conseguir una entrevista.

He salido reforzado de todo esto. Ahora tengo un trabajo con el que disfruto y que me hace feliz y ha vuelto a aparecer el amor y la ilusión en mi vida.

Una de las cosas que también me ha ayudado es escribir todos los días unas líneas. Sentarte a diario delante de un papel en blanco para escribir y “descargar la mochila” tan pesada que llevamos encima con el paso de los años. Al llevar a un folio las cosas que te van pasando, la carga no es tan pesada. Una parte de esa carga se queda allí. Y caminas más ligero.

Con la actitud correcta se llega a cualquier sitio. Los problemas no son como son, sino como tú quieres que sean.

Somos capaces de enfrentar cualquier tema que queramos. Se lo digo constantemente a mis hijos. No tenemos límites, los límites nos los ponemos nosotros. 

Que quede claro que no recomiendo a nadie separarse de su pareja, sino todo lo contrario. Creo que compartir tu vida con alguien y formar una familia es lo más bonito del mundo. Creo que hay que luchar hasta el final por tu familia (y tu esposo o esposa es tu familia). Creo que hay que probar la terapia de pareja, que funciona en el 80 % de los casos (según dicen los terapeutas). Creo que hay que probarlo todo para reconducirlo, si todavía se puede. Pero cuando no se puede, hay vida después de la separación. Y a poco que te empeñes, puede ser mucho mejor que antes. Nuevas ilusiones, nuevas personas, nuevas experiencias. Y para tus hijos esto, bien enfocado, también es un aprendizaje.  


Muchísimas gracias Angel por compartir tan generosamente tu experiencia y aprendizajes. Si antes de todo esto que has vivido ya te ponía un 10 como persona y amigo, ahora quiero darte una Matrícula de Honor. ✌️

Como siempre me gusta regalar algo a las personas que quiero, esta canción es mi muestra de afecto, agradecimiento y admiración por ti, Ángel. Sé que la disfrutarás en buena compañía 😉

16