¿ÚLTIMO O DERRADEIRO?

¿ÚLTIMO O DERRADEIRO?

30 agosto 2020 2 Por Alejandro

En gallego existe una distinción lingüística que no nos encontramos en otros idiomas y que se articula a través de las palabra último y derradeiro. Último es la finalización de una serie que podría no haber terminado. Por ejemplo la última cerveza que te tomas con tus amigos. Derradeiro es el último definitivo, sin posibilidad de que vuelva a comenzar. Por ejemplo el último aliento de alguien que deja este mundo.
Hoy domingo 30 de agosto es el último día de vacaciones para muchos. Abandonamos nuestro retiro estival y retornamos a nuestro domicilio habitual, después de haber hecho un paréntesis en la rutina de nuestras vidas “de invierno”. Cuando llega este día, yo no puedo evitar acordarme del último capítulo de Verano Azul (en gallego sería el derradeiro), en el que la pandilla de amigos que había disfrutado de un maravilloso verano lleno de aventuras y vivencias, se despide como si fuese la “derradeira” vez. A mí este último capítulo me daba más pena si cabe que el de la muerte de Chanquete (siento el spoiler para los jóvenes que todavía no han visto la serie :)) Cuando veía la triste despedida amenizada con la canción del Dúo Dinámico “El final del verano”, no entendía porque no se daban el teléfono para llamarse, o la dirección para escribirse. ¿Por qué se despedían al estilo derradeiro? Bueno, ahora con la perspectiva de 38 años desde que se emitió por primera vez este último capítulo, entiendo que el director de la serie, Antonio Mercero, no tenía intención de hacer una segunda temporada, y por tanto, efectivamente aquella despedida era la derradeira.

Yo desde hace unos años vivo este último día con bastante alegría. Es cierto que es una alegría mezclada con un ápice de nostalgia, pero ésta no empaña el buen sabor de boca con el que salgo de Bergondo, el pueblo en el que veraneo desde que era niño, y en el que entre otras cosas disfrutaba viendo Verano Azul.
Para mí los veranos son una oportunidad para “construir” y que cada año que pasa aprovecho más. En mis veranos descanso mentalmente, hago deporte de una manera más relajada y disfrutona, intento aprender a hacer algo nuevo (este año ha sido la piragua), dedico más tiempo a la lectura, y sobre todo disfruto de momentos excepcionales con mi familia y amigos. En verano es como si me pusiese unas nuevas gafas que me ayudan a ver las cosas desde un punto de vista diferente, impulsándome a disfrutar más de la vida y a fortalecer la relación que tengo con las personas que considero valiosas en mi vida 😉
Es por todo ello que cuando llega este día no miro hacia atrás con tristeza en modo “derradeiro”, sino que miro hacia delante con la satisfacción de haber vivido un gran verano, que me va ayudar a afrontar un nuevo curso en mejor disposición. Hoy siento que he crecido personalmente con respecto al 1 de agosto, tengo una relación más sólida con las personas que me importan, me siento en buena forma, y tengo muchísimas ganas de trabajar en los nuevos retos que tengo por delante. ¡Ah!, y lo más importante, sé que el de hoy, no es el derradeiro día de vacaciones.

Y tú, ¿hasta cuando vas a seguir viviendo este último día de vacaciones como el derradeiro?

Hoy la canción no podría ser otra que ésta:

 

17