VOLAR CON TURBULENCIAS

VOLAR CON TURBULENCIAS

14 noviembre 2020 6 Por Alejandro

¿Me has echado de menos? Independientemente de tu respuesta yo te quiero decir que yo a ti sí, y estoy muy contento de ver que sigues por aquí.

Aunque últimamente no me hayas visto por Entrena10, he seguido entrenando a tope. Desde mediados de septiembre he tenido importantes cambios en mi vida, que me han llevado a cambiar el orden de prioridades que tenía hasta ahora, y me han permitido moverme desde mi zona conocida (también llamada zona de confort) hacia una zona de aprendizaje y expansión. No están siendo momentos fáciles, pero sí te puedo decir que están siendo verdaderamente retadores y enriquecedores. Estos momentos que estoy viviendo me están ayudando a darme cuenta de que más allá del límite que yo visualizo, todavía hay más. Hay más capacidad de hacer las cosas mejor, hay más resiliencia ante la adversidad, más herramientas que puedo utilizar, más soluciones a aplicar a las situaciones a resolver. Y sobre todo hay más tolerancia ante los errores, tanto los míos como los de los demás.

Curiosamente este momento que estoy viviendo lo están viviendo también (en sus respectivos ámbitos) 3 personas muy cercanas a mí. Y todas ellas coinciden en la consideración de que es duro, pero tremendamente gratificante y enriquecedor. Sí Vanessa, te acompañé en aquel momento de decisión que afrontaste, y ahora fíjate que estamos los 2 en lo mismo, ¡quién me lo iba a decir a mí! Estoy convencido de que en un tiempo miraremos atrás y nos sentiremos muy orgullosos de lo que hemos conseguido. Nos diremos “ole, ole y ole” (esto lo he copiado de Víctor Küppers)

En este camino de aprendizaje que estoy viviendo, esta semana he tenido la fortuna de mantener una conversación con una persona a la que aunque apenas conocía, me habló desde su más profunda esencia. Reproduzco a continuación esta conversación:

”Alejandro, yo en mi puesto anterior viajaba 1 vez al mes a Colombia, y siempre lo hacía con Iberia, y no con Avianca. ¿Sabes por qué? Los aviones de Iberia tenían 4 motores y los de Avianca solo 2. Si durante el vuelo fallase uno de los motores, con Iberia tendría 3 más para cruzar el charco, en cambio con Avianca, solo me quedaría 1, y el riesgo de caer sería muy alto. Yo en mi vida tengo 4 motores para volar: mi salud, mi familia, mis valores y mi trabajo. Puedo volar si tengo turbulencias en uno de ellos, o incluso en 2, pero si me fallan más motores, entonces caigo”

Esta conversación me ha ayudado a interiorizar la importancia que tiene cuidar cada uno de estos motores, haciendo las revisiones preceptivas, utilizándolos de manera prudente, y sobre todo renovando las piezas deterioradas  para que cada motor funcione como un reloj suizo 🙂

Me alegra mucho que sigamos viéndonos por aquí. Dentro de unos días se cumplirá el primer año de vida de Entrena10, espero que lo podamos celebrar juntos.

Y tú, ¿cómo cuidas los motores de tu vida?

Hasta entonces te regalo esta bonita canción que quiero que me acompañe durante mucho tiempo.

 

 

14