¡GRACIAS! POR AYUDARME A SENTIR

¡GRACIAS! POR AYUDARME A SENTIR

19 abril 2020 4 Por Alejandro

¡GRACIAS!

Éste podría ser todo el contenido de este Post, y lo llenaría más que mil palabras. 

Ayer como os contaba en el Post ME VOY A LA TITAN DESERT fue un día especial para mí: Me iba a la Titan Desert :). Tenía muy trabajado de manera anticipada el día, para que fuese de alegría, ilusión y optimismo. El trabajo realizado era sobre todo racional, de mentalización. Lo que no había hecho hasta ayer, era el trabajo emocional. Éste solo se puede hacer en el momento presente, cuando las emociones afloran y se hacen sentir. Yo comencé el día negándolas, me decía a mi mismo: “Alejandro, esto lo tienes ya descontado, hoy será un día cualquiera” Pero no, y me di cuenta de ello, cuando hablé con mi amigo Víctor y me dijo: “Mucho ánimo en el día de hoy amigo, que aunque estés hecho de acero, tienes derecho a tener una flaqueza” Esa frase me entró como cuchillo en mantequilla en el sistema límbico de mi cerebro, desde donde se dirigen las emociones. En ese momento decidí romper la contención inconsciente que estaba haciendo de mi mundo emocional,  y empecé a “saborear” un torrente de sensaciones y sentimientos: nostalgia, tristeza, enfado, ilusión, esperanza, frustración… ¡Cuánto pesa nuestra educación y nuestros mandatos de vida! Desde bien pequeños nos han enseñado a utilizar y desarrollar nuestro cerebro racional, y a reprimir y empequeñecer nuestro cerebro emocional:  no llores, no te rías, no tengas miedo… Si quieres conocer un poco más sobre este apasionante mundo de las emociones, te recomiendo que leas el libro “Inteligencia Emocional” de Daniel Goleman https://www.amazon.es/Inteligencia-emocional-Ensayo-Daniel-Goleman/dp/8472453715

Yo ayer empecé el día haciendo una sobre utilización de mi cerebro racional. Esto me ayudó en el principio del día, pero a medida que pasaban las horas me di cuenta de que tenía un sentimiento de desazón que no me permitía estar al 100%. Fue tras mi conversación con Víctor cuando todo empezó a ser diferente. Me di permiso para SENTIR, y eso me facilitó tener una interacción profunda con otros amigos, algunos de ellos compañeros de la Titan que se encontraban en una situación similar a la mía. 

GRACIAS Víctor por ayudarme a sentir, y a Jorge y Mónica por acompañarme en un día especial.

Os deseo un feliz comienzo de semana y os animo a que os deis permiso para SENTIR.

10