EL PRINCIPIO DEL INFINITO

EL PRINCIPIO DEL INFINITO

1 agosto 2020 2 Por Alejandro

Hace dos meses escribí un Post del que me siento especialmente orgulloso SOMOS UNOS ANIMALES. Me gustó escribirlo y recibí muy buenas críticas y comentarios. Uno de ellos fue corto y sencillo, pero me encantó, tanto por el contenido, como por la persona que lo escribió:

“Buen artículo, siempre he desafiado las limitaciones que en la mayoría de las ocasiones son mentales. Cuando pasas la primera barrera mental puede ser el principio del infinito”

Josep Betalú (pentacampeón de la Titan) 

De este comentario hubo cuatro palabras preciosas e inspiradoras, que me han llevado a escribir este Post “El principio del infinito”

¿Qué es ese infinito? Cada reto que me propongo supone recorrer un camino, primero de incertidumbre ¿Seré capaz? Esa es la principal barrera, una vez contesto sí a esta pregunta se pone en marcha toda una maquinaria que me lleva a recorrer un camino que disfruto, el camino del esfuerzo, de la motivación, de la recuperación de la motivación cuando cae, del sacrificio. Y esa sensación se multiplica cuando estoy cumpliendo mi reto.

Esa sensación es la que quiero perpetuar, la que quiero llevar al infinito y también la que me empuja a seguir cumpliendo mis sueños. Cuantas más veces se repite esa sensación, más deseo tenerla, perseguirla, y más confianza me da para plantearme nuevas metas.

Es fácil visualizar todo esto cuando hablamos de retos deportivos, pero ¿Está esa sensación en nuestro día a día? Mi respuesta es que sí. La podemos encontrar en nuestro trabajo, cada vez que nos proponen un nuevo proyecto que supone un reto y nos preguntamos si seremos capaces de llevarlo a cabo. En nuestra vida personal, en el momento que nos dicen que estamos esperando un hijo y nos planteamos la gran pregunta de si seremos capaces de estar a la altura de semejante hazaña. Y hasta cuando nos gusta alguien aparentemente inalcanzable, y aun así, o precisamente por eso, nos lanzamos a su conquista y llega el primer beso.

Cada vez que contestamos sí a la pregunta de ¿Seré capaz? Estamos derribando nuestras barreras mentales, ampliando nuestras capacidades, creciendo como personas, ganando confianza y siendo más capaces de asumir nuevos retos, más complejos que nos aporten más satisfacción.

La próxima vez que contestes NO a la pregunta ¿Seré capaz? Párate y vuelve a analizar todo lo que has conseguido hasta ese momento, los límites que has sido capaz de superar, las veces que has dudado y sí lo has conseguido, pon en valor todas tus fortalezas, cree en ti, pero sobre todo recupera la sensación de todas esas veces que alcanzaste y pudiste saborear el infinito ¿De verdad lo vas a dejar escapar esta vez?

Ésta va por ti 🙂 

8