ESTO TAMBIÉN PASARÁ

ESTO TAMBIÉN PASARÁ

9 abril 2020 17 Por Alejandro

Cuenta la leyenda que un monarca le pidió a su corte de sabios que le diseñasen un anillo en el se escondiese un mensaje corto e impactante que le ayudase a recomponerse con energía en los momentos de crisis y desaliento. Aquellos sabios que habían escrito numerosos y extensos tratados sobre múltiples temáticas, no eran capaces de cumplir con la petición de su monarca. Un humilde y leal sirviente, conocedor de la petición, se acerco al monarca entregándole un papel doblado que contenía tres palabras, y le dijo: “Majestad, cuando crea que todo se ha acabo y que no hay salida, léalo”. 

El rey poco después se vio en una situación complicada, en la que el ejército enemigo estaba a punto de capturarlo y acabar con él. En ese momento recordó el mensaje del sirviente, que llevaba escondido en su anillo. Lo sacó y leyó su contenido: “ESTO TAMBIÉN PASARÁ”. Tras leer la nota, el rey se percató de que sus perseguidores habían tomado una senda equivocada y se habían perdido en el bosque. Al día siguiente el rey organizó una fiesta para celebrar su éxito y agradecerle al fiel sirviente su regalo. Durante la fiesta, en el punto álgido de la celebración, el sirviente se acercó al rey y le dijo al oído: “Majestad, lea ahora el mensaje de su anillo…”

ESTO TAMBIÉN PASARÁ nos ayuda a relativizar y a reaccionar cuando estamos desesperados y sin fuerzas para continuar. Pero también nos alerta cuando estamos en la cima, en el punto álgido de la fiesta, recordándonos que todo en la vida es circunstancial. Los problemas son una parte inevitable de la vida. Cuando estamos inmersos en una situación de crisis, la vivimos con una intensidad emocional que nos lleva a pensar que ese puede ser el final. Sentimos que todo se vuelve en nuestra contra y proyectamos en nuestra mente un futuro catastrófico. Cuando estamos en ese punto, necesitamos recurrir a nuestro anillo y leer el mensaje. Al igual que necesitamos leerlo cuando el éxito nos sonríe para evitar que nos volvamos vanidosos, vehementes y prepotentes. 

Todo en esta vida es temporal, así que, si las cosas van bien, disfrútalas porque no durarán para siempre. Y si las cosas van mal, no te preocupes, no van a durar para siempre tampoco

Quiero compartir contigo una experiencia reciente en la que me vi inmerso en una de estas situaciones de desaliento. El lunes pasado yo entré en crisis. Para mí fue un lunes negro. Hubo un desencadenante personal, que no siendo dramático, me llevo a concatenar una serie de juicios, visiones y decisiones que comenzaron a retroalimentar la negatividad en mi y en muchos aspectos de mi vida: trabajo, amistades, familia, todo ello aderezado con la situación excepcional de confinamiento que estamos viviendo. Yo no tenía el anillo con el mensaje oculto al que recurrir de manera inmediata, y continué alimentando en mí la desesperación. Te voy a contar un secreto: llegué casi decidir que abandonaba temporalmente entrena10.com. De hecho tengo un post escrito en el que me despedía por un tiempo para tomarme un merecido descanso. ¿Y qué pasó? ¿Qué me ayudó a parar la caída libre y remontar? Te lo cuento a continuación:


1. Nunca dejé de hacer ejercicio. Mantuve enérgicamente mis rutinas de entrenamiento. Esto me ayudó a tener momentos de desconexión y a alimentar de positivismo mis pensamientos.
2. Recolecté los frutos de mi jardín (Cuidar el Jardín). Mi jardín está formado por todas las personas de mi entorno a las que quiero y que tanto he cuidado a lo largo de mi vida. Los frutos son todas las caricias emocionales, consejos y tiempos de escucha que sin pedirlos y sin esperarlos me regalaron en estos días de crisis.
3. Puse en práctica mis entrenamientos para la vida que me permitieron recapitular todo lo aprendido y sacar al máximo provecho a los frutos de mi jardín.

Hoy estoy de nuevo cargado de energía, celebrando mi salud y abundancia vital, descubriendo que entrena10.com es mi anillo y que ahora, en este mismo momento lo leo y me dice: “ESTO TAMBIÉN PASARÁ”.

Te regalo esta canción que al igual que yo he hecho, te animo a que se la regales a alguien que quieres mucho.

31